Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Hace tiempo, en plena incursión por la red…

[…] encontré un tuit que decía lo siguiente:
Pienso, luego embisto.
Pocas cosas parecen ahora mismo ser más ciertas. Rauda y veloz me dispuse a contestarlo, en una especie de pensamiento en voz alta, y empecé a redactar en los 140 caracteres:
Esa peña a la que tanto le gusta decir que yo voy de frente (sin importarme los sentimientos de la persona de al lado). —Si hay que dar un golpe bajo se da, sin contemplaciones. ¿Tacto, empatía, qué es eso?—
A partir de aquí es cuando empiezan nuestras reflexiones sobre el ego, el centro (o centrismo), el Narciso, la sinceridad, el tacto, la mutable doble moral y los otros.
Ya forma parte del inconsciente colectivo que el egocentrismo es una etapa evolutiva (Jean Piaget) que suele ubicarse entre los 2 y los 7 años de edad. En un desarrollo de la personalidad adecuado esta fase queda solventada en el momento en el que la persona aprende que hay otros, semejantes a él, enfrente y que deben ser tenidos en cuenta. En esta adquisición de información práctica se engloban elementos motores, cognitivos, lingüísticos y emocionales.
¿Dónde pretendemos llegar con esto?
Al punto en el que somos lo que aprendemos. O lo que nos enseñan tanto por exceso como por defecto. Como seres humanos absorbemos toda la información que se encuentra ante nosotros y, después de procesarla con más o menos fortuna, actuamos en consecuencia.
Cierto es también que, al margen de lo que aprendemos por observación, modelado o enseñanza directa, la capacidad de pensamiento crítico, empático e independiente ha de ir desarrollándose y configurándose a nivel individual. Es decir: tenemos las piezas básicas del autoconocimiento, la conciencia del otro y la sensación gratificante que se experimenta cuando se establece una relación de comunicación social en la que alguien me escucha (y a la vez espera ser escuchado y comprendido).

Y ahora es cuando hemos retornado a ese punto

Nos hallamos de nuevo inmersos en la era del egocentrismo supremo. No hay nada más allá de uno mismo. El otro, por lo general, no es sino una herramienta para conseguir mis fines. Empatía, escucha o comprensión son vocablos casi arcaicos. No se conoce nada fuera del yoyoyo y ni siquiera nos molestamos en hacer una lectura más profunda de nuestros propios procesos anímicos. Nos estamos convirtiendo en seres básicos, sólo preocupados de satisfacer las necesidades y apetencias superficiales y momentáneas, ni siquiera ya las elementales. Somos, o estamos aprendiendo a ser, o no ser, imperturbables, brutalmente sinceros, hay quien diría.
Egocentrismo, ¿yo?

Eco y Narciso (1903), John Williams Waterhouse. Vía Wikipedia

Intentamos convertirnos, ¿todos?, en elementos de esos que dicen ir de frente. Ejemplares que disfrazan de sinceridad lo que únicamente son puyas innecesarias y dolorosas para los destinatarios, una serie de envenenadas frustraciones y envidias de las que han de liberarse para engrandecer sus inhóspitas almas vacías. Antaño no decir algo irrelevante, por innecesario o dañino para el otro, se denominaba tener tacto. Hoy, a ese fenómeno extraño (el de callarse la ponzoña) lo denominan falsedad (y no lo es, callar lo que es inútil y solo sirve para hacer daño es algo diametralmente opuesto a la falsedad). Pero, curiosamente, cuando el destinatario de las impertinencias indiscriminadas es uno mismo (rápido nos ponemos de nuevo en modo egocentrismo) somos perfectamente capaces de discernir que ahí sí hay una absoluta falta de tacto y nula empatía. Nuestro cerebro reptiliano rápidamente recupera esos términos arcaicos y, aderezándolos con brillantes fábulas morales, hace saber al de enfrente que está hiriendo los inmaculados sentimientos.
Ese curioso fenómeno de la doble moral: yo puedo hacer lo que quiera contigo, pero tú debes respetar mi voluntad y a mí, es uno de los factores que nos aleja de los otros. No son vistos más que como secundarios para interacciones esporádicas, poco profundas y nada vinculantes. Yo soy un Narciso tan perfecto, armónico y bello que no ha sido creado sino para ser admirado, querido y venerado por alguien (que en realidad no existe) tan precioso como yo.
Y mientras tan celestial criatura aparezca sobre la tierra, me dedicaré a atormentar, estigmatizar y señalar como imperfecto a cualquiera que ose intentar hacerme entender que las buenas relaciones se basan en la empatía y la conciencia del otro.
Vivimos en un mundo nuevo, tecnológico, aparentemente deshumanizado. Y solo aparentemente, porque la capacidad de dotar de calidez las interacciones cara a cara e incluso las virtuales, está en nuestra mano. Tecnología, modo de vida rápido o la habilidad de comunicación no son, a priori, obstáculos que nos alejen del otro sino palabras y elementos que dependen de nosotros y del modo en que pensemos utilizarlos.
No hay un ámbito que sea más o menos real que el otro, a día de hoy se solapan. Las relaciones e interacciones física y virtual andan a la par. Incluso a veces predomina más la última ¿por qué? Tal vez por permitirnos ser un poco más como querríamos, tal vez porque es la manera más segura de ser escuchados y no caer sepultados por montañas de palabras en ocasiones sin sentido. El cursor y el texto nos dan la oportunidad de expresarnos y, quién sabe, ser escuchados como a lo mejor no se nos permite en el entorno exterior.
Artículo vía Factory Mag
Portada: Narcissus, Caravaggio (1594-96). Vía Wikimedia.

¿Te has sentido fuera de lugar alguna vez? Cuéntanos, te escuchamos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *