Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Amor o tontería, ¿qué será?

El amor, o la idea que en algunos puntos nos dejamos vender, a veces nos trastorna y obnubila. Y pasan cosas. Con suerte solo una pérdida de tiempo y algunas lágrimas. Sin embargo, sabemos que no siempre (solo) es así. Por eso hoy quremos matizar algunos conceptos. Y, mira, también decirte, instarte e implorarte que, por favor, te quieras un poco más (y mejor).
¿Preparadas/os para acometer un desafío a la hipergilipollez?
Ojito, que a continuación vamos a hablar de cosas muy locas y fu-er-tes.
Se dice que hay revistas, o lugares (o lo que sea) femeninos o feministas ¿son o pueden ser lo mismo? (a veces ¿erróneamente? denominados así –> porque incitan a la perpetuación de conductas estúpidas, por ejemplo) o a saber cómo llamarlos que, a través de sus páginas y rincones satinados, influencian a cierto(s) sector(es) de la población. Por eso su labor tal vez habría de ser la del fomento de la igualdad (¿se puede interpretar el feminismo así antes de que todo se nos vaya (más) de las manos?), el compañerismo y la camaradería entre la pareja vs servilismo y autoanulación, al principio voluntaria, eso sí.
¿Nos suena alguna corriente, bastante extendida, en la que el sacrificio (para algunos/as pero no para otros) está a la orden del día, bien aceptado y asimilado por lo general?, como mecanismos de funcionamiento (dominio dicen) de la relación. Lo más llamativo es que se asocie más o menos indirectamente lo femenino (a quien se le concede la ilusión del control) con doblegarse ante las necesidades de la pareja y que se induzca a pensar que esto es un predictor del éxito/duración para su historia de amor.
  1. ¿Qué es o puede ser lo femenino (entonces, por extensión, hay algo (actitud/es) que se denomine(n) lo masculino)?
  2. ¿Qué es hacer el gilipollas?
  3. ¿Y hacer el imbécil o no tener un mínimo de amor propio?
  4. Por no hablar de ¿qué es ser un/a espabilado/a?
A continuación hablaremos de éstas y otras cuestiones que responderán más bien al sentido común ¿alguien sabe, conoce o recuerda qué es eso? No pasa nada. Vamos a refrescar, reinventar o actualizar el concepto. La buena noticia es que se puede llevar a la práctica, otra mejor es que será válido para todos los géneros y la final consiste en que adquirirlo y practicarlo aporta crecimiento y madurez (ya hablaremos luego de qué es esto).
Comencemos con el análisis de esperpentos  claves románticas y ¿dulces? Creo recordar que tal despropósito salió de una de esas revistas femeninas que instan a convertirse en supermujer (¿pero eso qué es?).
Hay dos cosas que hacen que un noviazgo prospere: generosidad y amabilidad. Mira, en esto estamos de acuerdo. Con un matiz: que vaya en todas las direcciones, claro.
Románticos
Sabemos que, en una pareja 10 (¡Ay madre! ¿Y qué es una pareja 10?, quien lleva las riendas del romanticismo es […] (a rellenar al gusto). Y ¿qué es el romanticismo? Pues bien, veamos qué dicen los diccionarios sobre ello:
Romanticismo:
Movimiento literario, artístico e ideológico de la primera mitad del siglo XIX en que prevalece la imaginación y sensibilidad sobre la razón y el examen crítico.
Reacción contra el espíritu racional y crítico de la Ilustración y el Clasicismo que favorecía:
  • La conciencia del Yo como entidad autónoma y dotada de capacidades como la fantasía y el sentimiento.
  • La originalidad frente a la tradición clasicista.
  • La creatividad frente a la imitación de lo antiguo.
  • La obra imperfecta, inacabada y abierta frente a lo perfecto, concluido y cerrado.
Visto esto, parece no tener demasiado que ver con la idea prefabricada (¿y muy cómoda?) de sumisión o semiservilismo (¿protagonizada mayoritariamente por las mujeres?). Pues mira, no. El amor no es sumisión, no es dolor, no es empequeñecer a nadie. Y el romanticismo, fíjate qué cosas, tampoco.

Preparaos para flipar un poco más

Prevalece la imaginación y sensibilidad sobre la razón y el examen crítico.
¿Imaginación y sensibilidad son características sólo femeninas? ¿Qué relación guardan con el sutil componente de sumisión y que subyugará a la pareja? (ayudando en la cuestión del… Siguiente línea)
Dominio
¿Necesitamos ‘dominar’ al otro/a para que la historia funcione? ¿Para que el caballero, muy masculino (¿y qué leches es eso?) nos salve de a saber qué problemas que, como damiselas femeninas (también necesitaríamos (re)definir qué es esto) y románticas (¡y dale! A ver, volved un poco más arriba y releed algunas de las características del romanticismo mencionadas), no sabemos cómo atajar?

Eso sí, se promete a esas mujeres sacrificadas que, después de esos actos tan ¿Cómo llamarlos?, ¿inconscientes? El premio es una ilusión de dominio (qué mal suena esta palabra). Una especie de: todo está bien y funciona como tú quieres porque, con esas pequeñas renuncias, llevas la relación cómo y hacia donde tú quieres.

¿Qué me estás contando?

Haz cosas sin esperar nada a cambio.
¿A santo de qué no hay que esperar que nos agradezcan algo? Vale, no es que tengamos (todos/as) que estar buscando constantemente una respuesta por cada cosa que hagamos. Aun así, dar gracias es un gesto de educación y cortesía básicas. Y es bonito y achuchable. ¿No sabemos acaso que los detalles bidireccionales en las relaciones son generadores de vínculos y marcadores del trato dispensado entre las personas?
Él escogerá el programa/película para ver, tú te adaptarás (yo ya no sé. ¡Ay!). Igual en un arrebato de dadivosidad se siente generoso y a ti también te gusta (¡Ay! Cuánto sería de feliz si se pudiese palpar la ironía. Puuuf. también te gusta, dice).
¿Sabéis que es estupendo tener criterio propio y no acoplarse por sistema a los dictados de nadie?
¿Se sienta generoso y escoja…?
Eso no es (ni nos gusta así. Cuidado con la desidia y el dejarse llevar, que los efectos secundarios tienen telita). Ay, el amor. ¿Quieres más? Pasa por aquí.
¿Tienes alguna pregunta o necesitas ayuda?
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *