Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

¿Necesitamos un poco más de bondad y confianza?

Hay momentos en los que tus mundos colisionan. A veces sabrás por qué, otras solo que te sientes mal. Tal vez sea por un desencuentro, tal vez por tristeza. O a lo mejor por una pérdida de confianza. En esos momentos una buena solución es parar y observar(nos) un poco. ¿Qué tal dejar aparcado eso que llaman orgullo (y no lo es tanto), escuchar(te), (re)conocerte un poco y acercar posturas?

Aquí (solo) una cosa: la clave está en la elección

Sencilla, directa y al grano. Si consigues un poco de constancia y estabilidad (que sea interna y autoregulada, lo material solo proporciona placer momentáneo) a lo mejor podrás decir que has conocido la felicidad. Eso sí, recuerda que no existe fórmula, su duración, intensidad y fuente será distinta en cada persona. Si quieres una pista… Mejor no. Piensa en qué es lo que hace que sonrías. Tal vez esté ahí tu respuesta.

Hay personas que la reparten

¿Conoces alguna o eres una de ellas? Visualizo a varias. Y en momentos oscuros simplemente están ahí, en silencio si es preciso, regalando un poco de esto. Y consiguen que la vida sea más sencilla.

¿Cómo lo haces?

El lenguaje no verbal (gestos, entonación, resonancia y proyección de la voz) copa el 93% de la comunicación. Así que buscar modos alternativos a las palabras puede ser un buen sistema. ¿Qué harías para integrar a una persona que no pudiese entenderte? He aquí uno de los famosos retos de helpyu™. Decidme, decidme.

Y para terminar

¿Cómo sería vivir así todo el tiempo?
Imagina un lugar y día cualquiera en el que las cosas bonitas no estuviesen bajo sospecha, en el que la gratitud, la concordia o la sonrisa no se empleasen como moneda de cambio.
Como aquí a veces somos un poco rebeldes y nos gusta ver la vida del revés, estamos muy de acuerdo con esta palabra (que recuerda un juego). Y nos/os proponemos practicarla tanto y tan a menudo como sea posible, hasta que nos salga por los poros y sea ya un hábito.

Empezad a practicarla. Haced una cosa bonita por alguien: un abrazo, una sonrisa, una mirada, una palabra, una reconciliación… sabréis elegir, lo sé.
¿Os atrevéis o qué?
Posdata: contad, contad, ¿cuál es vuestra favorita?
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *