Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

¿Cómo es un proceso de coaching?

Un proceso de coaching empieza con una decisión: necesito un cambio en […]
Algo no funciona desde hace tiempo. Te sientes mal. Ha llegado un momento en el que ya no te reconoces. Y decidiste probar. Bien porque te han hablado de que podría ayudarte, a lo mejor por curiosidad o tal vez porque necesitas cambiar de etapa, entender qué te está pasando y, hasta ahora cuando lo has intentado en tu entorno más próximo, aun con toda su buena voluntad, han sido incapaces de ayudarte. Incluso a veces has pensado que no saben escucharte aunque lo intentan, que solo te oyen.

El caso es que…

Te da miedo prestarte un poco de atención, no sabes qué hacer o por dónde empezar. Sí, es habitual, no te preocupes. Hay momentos de crisis, de dolores sin resolver. Te cuesta hasta entenderte tú, saber qué te hace sentirte así. ¿Quieres hablar sobre ello y sacar la basura emocional?
¿Cuántas cosas llevas a cuestas que ya van sobrando o no te corresponden (y lo sabes)?

Esto es lo que sucede, en líneas generales, durante las sesiones.

proceso coaching resumido

¿Quieres adquirir nuevos hábitos para convertirte en quien te gustaría ser?
Sí, igual suena un poco a aventura, pero el mecanismo es ese, el cambio de unos hábitos por otros.
Déjame decirte algo: a veces será duro, sin embargo también es útil. Da un poco de vértigo imaginarse enfrentándose a miedos y dificultades pero lo que se obtiene después compensa. El primer logro es vencer algo en solitario, por eso estoy aquí para ayudarte y acompañarte.
¿Cómo te sientes cuando te dices o haces algo que estaba pendiente?, ¿puedes ponerte un ejemplo?
Aquí te contaré más adelante, por si te sirve de ayuda o de espejo, parte de mi propia historia.
Hablar del dolor es balsámico. Que alguien (que sepa hacerlo bien) te escuche de manera activa, ayuda. Observar desde otra perspectiva ese daño y la interpretación que se hizo de ello es catártico e integrarlo bastante liberador. Déjame que te diga algo: el olvido llega cuando ya has entendido y analizado el malestar, enviándolo al apartado de atrezzo y aprendizaje de experiencias.

Escribe y empezamos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *