Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

¿Autoestima, estás ahí?

Sin llegar a la puerta de casa revisas el bolso (o los bolsillos), te aseguras de que lo necesario va a estar ahí: llaves, móvil, pañuelos, bolígrafo y papel en el que apuntar. Tal vez también ese objeto que te da seguridad (en mi caso lo suelo llevar puesto). Y unos caramelos o algún chicle. Cada día el mismo hábito para que todo el equipo esté en su sitio.

¿Practicas con la autoestima del mismo modo?

Un repaso mental a cómo (de bien o de mal) te tratas es algo que puede influir un poco en tu día. Cuando estás flotando casi cualquier cosa que te hagan (o te digan) te daña poco o nada. Si ya te has flagelado desde primera hora es posible que la distorsión se ponga cómoda.
¿Qué te dices? Sé valiente y escarba un poco, ¿qué pesa más, el autoelogio, la compasión o la puya?, ¿los mantienes a raya? Esto es importante porque el autobombo sin medida es tan irreal y artificial (o más) como la devaluación constante.

¿Ingredientes básicos de la autoestima?  

Autoestima, ¿qué lleva?

Ni no valgo para nada ni soy lo más de lo más (solo aparentando). Ambas son artificiales como actitud vital (y se acaba notando).
¿Eres lo más en qué?, ¿tienes cuidado, dedicación, conocimiento (y/o capacidad de solucionar las dudas y preguntas que se te planteen o que alguien te haga) y, mejor aún, la valentía de reconocer que no sabes algo o rectificar cuando te equivocas? ¿Cómo se demuestra todo esto? Con coherencia entre acciones y palabras.
¿No vales para nada?, ¿a qué te estás refiriendo concretamente?, ¿qué quiere decir eso, en relación a qué ámbito? Parecen preguntas de Perogrullo, ¿a que sí? Pues bien, piensa que con este tipo de análisis se empieza la (re)construcción.

¿Cómo te gustaría que fuera tu día?

Y, ¿qué pasaría si algo saliese de manera diferente a como lo visualizabas?, ¿qué de lo que haces podrías vas a cambiar para ver un resultado distinto?
¿Qué papel das a otras personas en cómo transcurre tu día? Piensa un poco en esto. ¿Te comportas como quieres hacerlo o el entorno te influye más de lo que te gustaría?
Conlleva esfuerzo y trabajo, claro. Sin embargo ir consiguiendo cambios y acercándose a la persona que te gustaría ser, merece la pena.
¿Te quieres más o menos que a algunas/otras personas?
¿qué vas a hacer para que los objetivos que nos planteamos cada principio de año sean diferentes y llegues a conseguirlos?
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *