Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Unidades de medida

14- ¿Cómo ves las diferencias de interpretación de los actos y trato entre ella y ellos?
A la víctima, ya ausente, se la culpabiliza de hundir la vida de sus acosadores, compañeros, compañeras y antiguos amigos. Ellos, cuyas acciones han contribuido al desenlace, se sienten víctimas de una caza de brujas. Las mismas personas que no han manifestado una pizca de arrepentimiento, que eluden su culpabilidad porque, en algunos casos están acostumbrados a que sus familias arreglen sus travesuras. En otros el terror a la rigidez, incomprensión y autoridad paternas hacen que no se deba defraudar a los mayores, no podrían manejar la responsabilidad de conducir a una persona a la muerte física. La anímica estaba ya consumada, pero esa, como no se ve, no cuenta.
15- ¿Qué te parece la manera de actuar del colegio?
En los servicios de mujeres hay pintadas, sin embargo nadie parecía saber nada (ni darle importancia). ¿Hasta qué punto te cala un mensaje, positivo y/o negativo, que ves a diario? Es una semilla recién plantada que va creciendo. Sabes (e intentas convencerte de) que no es para tanto, solo es una pintada. Intentas no darle importancia, pero te hace sentir mal. Te va empequeñeciendo, te genera dudas: ¿y si tienen razón?, ¿y si en realidad me merezco todo esto? Estas ráfagas se acaban convirtiendo en creencias y pensamientos. Van sumándose a otras cosas y la bola crece. Se agiganta y distorsiona, pero está ahí clavado y duele mucho. Es el inicio de la conversión en tu sombra triste.
razones 1

Imagen vía Informe Cisneros X

En ocasiones, aun intentando detectar, entender, parar y erradicar situaciones de acoso psicológico, los centros educativos tienen las manos atadas ante familias que niegan las evidencias e incluso, al no mostrar actitudes complementarias y colaborativas con la escuela en la educación sentimental de los hijos, fomentan y promueven actitudes agresivas. Y la cosa no queda ahí, parece que hay para todos. El acoso también incluye a los docentes como víctimas. Pero, nada. Sigamos diciendo que son exageraciones, cosas de críos y que no hay ningún problema.

Es ‘la sociedad’ la que permite esto

¿Qué es la sociedad? ¿Quién es? ¿Cómo quieres que sea? ¿Formas parte de ella en algún estrato? En tu mano tal vez esté entonces parte de la solución, aunque sea a pequeña escala.
16- Hablemos de tópicos, estereotipos y disculpas

razones

Se lo buscó. No era para tanto, era una zorra. En dos meses acaba el curso y él (o ellos) se irá(n). Tiene un buen expediente académico, no se le puede destrozar la vida así. ¿Qué sucede cuando quien tiene el mando deja pasar ciertas cosas? ¿Qué ocurre cuando unos padres prefieren regalar dinero, coches, ausencias y desconocimiento antes que un poco de tiempo en familia o dosis de madurez acordes a la edad? ¿Cuándo se cruza la línea de jugar a ser mayor a ser responsable de los propios actos?
17- ¿Qué podríamos estar haciendo mal a nivel general?
Desde la familia a las escuelas, pasando por los medios de comunicación, fomentamos y perpetuamos a base de comentarios hirientes, generación de prejuicios y críticas expiatorias (en vez de erradicar) los actos y comportamientos de maltrato, considerándose entonces como algo normal e incluso inevitable, rebajando su inicio a la adolescencia y etapas más tempranas. Lo que en un principio parece extraño y aberrante acaba convirtiéndose en habitual a fuerza de repetición. ¿Un resumen? El truco es el mismo, la repetición. Coherencia, educación familiar, concordancia, diálogo y colaboración casa-escuela son herramientas de buen pronóstico.

¿Potenciales soluciones?

18- Límites, normas, diálogo y consenso
Que empiezan en el ámbito familiar, eslabón de inicio en la educación y desarrollo emocional de las personas. El proceso de aprendizaje implica saber que existen la frustración y la ira y que es importante saber manejarlos, integrarlos y autorregularlos como una parte más del desarrollo evolutivo.
Recordemos que el entorno familiar y lo que pasa en él son un espejo en que mirarse.

Para la actuación y cambio en el problema del acoso un punto de partida son las preguntas. Acerca de la dinámica familiar en el hogar. Sobre qué tipo de ejemplos proporcionan las familias a sus niños. ¿Qué se ve en la calle? ¿Qué lugar ocupa la televisión en tu vida? ¿Qué contenidos consumes?
¿Qué respuestas te das a esas preguntas?
El establecimiento de alianzas, concordancia, diálogo e implicación de las familias y los centros educativos podría formar parte de la solución. En cambio se envia un mensaje erróneo: padres e hijos son los mejores amigos del mundo y el colegio el enemigo. A lo mejor así empezarían a cambiar algunas cosas. Recordemos que también formamos parte de esa sociedad a la que a veces culpamos de lo que no sale bien.
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

2 thoughts on “13 razones que resultaron más (III)

  1. Me ha encantado. Gracias por dedicar tiempo a un tema actual que lo merece, es digno de tomarse un momento para reflexionar sobre ello, porque es real y evitable.

    1. Si puedes, ve la serie. “13 razones para” es un ejemplo visual de cómo se va fraguando el acoso y hasta dónde puede llegar. Da muchas opciones para hablar, debatir y ponerse en el lugar de todos, especialmente de las víctimas, y, si somos valientes, preguntarnos si alguna vez hemos actuado (y en qué medida) así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *